domingo, mayo 18, 2008

ALCACHOFAS ALMENDRADAS



Hoy toca un platito de mi verdura favorita, las alcachofas. Debo confesar que me gustan de todas las formas y maneras posibles, pero así, como las he preparado en la receta que escribo estás deliciosas.

Como siempre, es muy importante contar con ingredientes de calidad, las alcachofas de hoy son unas pequeñitas, de Tudela, buenísimas, tiernas y todo corazón.

Al ser tan pequeñas, las he limpiado para dejarlas enteras, con su rabito correspondiente. Esto se puede hacer si son realmente tiernas, por lo que además, en el interior no habrá pelusas. Pero si no es posible encontrar de este tipo, pues las abrimos en el centro y las "depilamos", no se pueden quedar esos pelillos, son muy desagradables.

Un truco que he aprendido, y uso siempre al limpiar estas verduras es ponerlas una vez cortadas en un bol que contenga agua fría y un par de ramitas de perejil, así no se nos negrean. Esto también es posible con limón, pero afecta al sabor de la verdura, y eso es algo que no me gusta nada. El truquito del perejil es muy bueno, y funciona de maravilla.

Una vez limpias, ponerlas en una cazuela con un poco de agua hirviendo, no mucha, ya que se nos diluye mucho el sabor. Tardarán en hacerse unos 12 - 15 minutos, dependiendo del gusto de cada cocinero. Se hacen prácticamente al vapor, ya que hay muy poca agua. Poner un poquito de sal, pero con cuidado, ya que luego el jamón le aportará mucha más.

Mientras tanto, doramos unos ajitos muy picaditos en una sartén con aceite de oliva. No perderlos de vista, ya que no tienen que dorarse mucho. Poner los taquitos de jamón para que se doren también un poco. Cuando comiencen a tomar color, añadir dos cucharadas soperas generosas de harina de almendras, dejar que se fría un poquito, y añadir casi toda el agua de la cocción de las alcachofas. Obviamente esta operación la hacemos con la verdura ya hecha.

Dejar que en la sartén la mezcla anterior nos haga unos glop - glop, y cuando comience a tomar un poco de cuerpo por las almendras, pasarlo a la cazuela de las alcachofas. Aqui, un hervorcito corto para mezclar los sabores, hacer la corrección de la sal y al plato sin demora, está para chuparse los deditos.

Buen apetito!!!!!!!!!