martes, julio 04, 2006

PUDING DE MANGO Y PLÁTANO

PUDING DE MANGO Y PLÁTANO




Servido con salsa de chocolate



Aqui, los que hice en los molde de muffins.




Hoy han operado de la boca a José, y, aunque está bastante bien, obviamente, no puede comer con normalidad.
Su alimentación, al menos por un par de días tiene que ser fría y blanda, así que básicamente ha comido yogures.
Pero como tiene apetito, le he hecho un puding, un poco sui géneris, pero intentando que sea de su gusto, y que no necesite masticación, que lo pueda tomar con solo aplastarlo con la lengua en el paladar.


He usado los moldes de muffins, y el de pluncake, ambos de flexipan, que son realmente fáciles de desmoldar, incluso con preparaciones como estas, bien antipáticas de sacarlas del molde.

Preparo caramelo, sin que quede muy oscuro, pero sin limón, me gusta que quede durito, y que la masa lo vaya disolviendo con el tiempo. Caramelizo al gusto, pero en este caso, he sido generosa, para que el caramelo "moje" más la masa, y quede aún un poco más tierna.

He usado 3 mangos maduritos, y dos plátanos ya blandos, y los he partido en daditos pequeños, para que la fruta con la cocción quede tiernita, y no le moleste al tomarla.

Por otra parte, he laminado pan seco, 75 g, bien finito, y lo he roto un poco.

He llevado a ebullición un litro de leche con un palito de canela y una cáscara de limón y otra de naranja, y después la he dejado en infusión, para que la leche se perfume bien. He disuelto el azucar, unos 150 g , pero eso es mejor hacerlo al gusto de cada uno. Colada la leche, le he añadido el pan, para que se remoje bien, y lo he dejado hasta que se temple.

Batir en bol aparte 3 huevos enteros y 5 claras, esto lo hago por que de otra forma sube mucho el colesterol que tiene seriamente restringido mi colesterolero, pero si no hay estos problemas, la "dosis" viene a ser de 6 huevos por litro de leche.

Con la leche templada, para que no nos cuaje el huevo, añadir los huevos, y homogeneizar muy bien, y después, añadir la fruta picadita mezclándola bien.

Repartir por los moldes, y meter al horno al baño maría, yo lo hago a 150 grados, para que no quede costra, cosa que hoy no me interesaba. El tiempo varía en función de los moldes, pero una idea aproximada puede ser entre 30 y 45 minutos, hay que ir echando vistazos a asunto.

Dejar enfriar, y servir con el propio caramelo, o como en este caso, con una salsita de chocolate.

La foto ha quedado fatal, ya que al ser tan blandito, es muy complicado hacer un corte decente, máxime si, como esn este caso, aún estaba templadito.