domingo, septiembre 28, 2008

CREMA DE ZANAHORIAS CON JENGIBRE Y LIMA


Una sopa-crema que admite servirse tanto fría como caliente. Pocas calorías y alto sabor, muy saciante y llenita de batacarotenos. Además, económica y fácil de hacer, creo que no es posible más con menos cosas.

He usado un kilo de zanahorias, dos cebollas medianas, cuatro dientes de ajo. dos tazas de caldo vegetal que tenía guardado,tres cucharadas de aceite de oliva, una cucharadita de jengibre en polvo y una lima, tanto la corteza rayada como el zumo, y un yogur griego

En una sartén prufunda poner a calentar el aceite y añadir la cebollas en rodajas y los ajos laminados, sin dejar de mover, pochar hasta que se ablanden, pero sin permitirles tomar color.
En este momento, añadir las zanahorias cortadas pequeñas, ya que para que la crema sea sabrosa vamos a freir bien las zanahorias, no partiremos de zanahorias crudas. Subimos el fuego bien fuerte y vamos moviendo sin parar para que evitar que se nos queme. Lo que queremos conseguir es un leve caramelizado de las zanahorias. Cuando lo hayamos conseguido pasamos el salteado a la cazuela donde tenemos el caldo. Añadimos la sal que se necesite y el jengibre molido, llevamos a ebullición y dejamos que se cueza lentamente. No tardará demasiado ya que la zanahoria está cortada pequeña y lleva un salteado.

Mientras tanto, rayamos la corteza de la lima, y guardamos su zumo.

Mezclamos el yogur griego con la mitad de la rayadura y lo reservamos.

Cuando termine la cocción añadimos el zumo de la lima y trituramos todo finamente.

Servimos a la temperatura que deseemos, y por encima ponemos una buena cucharada del yogur griego preparado anteriormente y un poco más de la reyadura reservada.

Espero que este plato tan sencillo sea de vuestro agrado.

Si hay adultos a los que les guste el ácido, se puede servir en la mesa un poco de zumo de lima o de limón.