domingo, junio 29, 2008

Queso en aceite




Yo creo que esto no es una receta, pero es un buen modo de guardar y mejorar parte de un queso de oveja.

He comprado a muy buen precio un queso manchego, de media curación. A pesar de que en casa hemos comido bastante, no podemos consumirlo en un tiempo prudente para que el queso no se estropee.

Es estos casos, no hay que apurarse. Separar del queso el trozo que calculamos vamos a consumir en una semana, ese tiempo es el que un queso está muy rico después de abrirlo.

El queso que no vayamos a consumir descortezamos, lo cortamos en cuñas, y después lo loncheamos, nos quedan trozos trangulares que no han de ser excesivamente delgados. También podemos cortarlo en cubitos, eso como más nos guste, e incluso queda muy bien poner en el mismo bote cucñas y cubitos. Acomodarlo dentro de un frasco de boca ancha, sin apretar, pero tampoco tiene que quedar bailando mucho. Llenar con un buen aceite de oliva virgen, que sea de sabor suave cuidando que todo el queso quede bien cubierto, y cerrar bien el bote. Darle unos golpecitos para que el aire ocluido suba arriba.

Guardar en sitio oscuro por lo menos un mes antes de su consumo.

Queda estupendo, y sobre el aceite, es obvio decir que no se tira, se puede freir con él, pero sobre todo, está estupendo para ensaladas.

Y antes de que se me olvide, el queso que se usa para poner en aceite debe ser curado o de media curación, no conviene usar un queso tierno.